publicidad-top

La Rinoplastia o cirugía plástica de la nariz, es una de las operaciones estéticas más usadas a nivel mundial, sin embargo muchas intervenciones lejos de mejorar el problema estético y/o funcional del paciente le dejan con un aspecto peor o poco atractivo. Esto se debe a que muchas veces no se selecciona al médico más idóneo para este delicado procedimiento. Por tal razón, la  Secpre (Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética), ha publicado un Decálogo de Recomendaciones sobre Rinoplastia con el fin de orientar a los pacientes y creemos que dada la popularidad de esta intervención en el mundo vale la pena compartirlo a fin de brindar más luces a quienes deseen someterse a esta intervención quirúrgica.

Este decálogo es una guía útil, para que todos aquellos pacientes que deban o quieran someterse a una rinoplastia, tengan en cuenta ciertos criterios y lo hagan con todas las garantías sanitarias y de seguridad. Este decálogo recomienda:

NARICES

  1. Recurrir siempre a un profesional con la titulación adecuada, que, en el caso de la Cirugía Plástica, es la de Médico Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, solicitándole que les muestre alguna acreditación demostrativa si es preciso.
  1. Comprobar que el lugar donde tendrá lugar la rinoplastia es un quirófano homologado de un centro hospitalario con las condiciones de seguridad adecuadas para una intervención que requiere, en la mayoría de las ocasiones, de anestesia general.
  1. Valorar con el médico los motivos para realizar la intervención, que pueden ser estéticos, funcionales o secundarios, pero también de otros tipos, como asociados a enfermedades autoinmunes o al consumo de sustancias tóxicas.
  1. Valorar con el médico que el desarrollo de la estructura ósea de la nariz está completo, sobre todo a edades tempranas, y que disponen de la madurez psicológica suficiente para una intervención.
  1. Tener en cuenta que una cosa son los resultados deseados y otra las expectativas reales, que no se pueden predecir al 100%.
  1. El preoperatorio de una rinoplastia debe incluir siempre la realización de un electrocardiograma y de una analítica completa con estudio de coagulación y, en el caso de los pacientes muy mayores o fumadores, una radiografía de tórax.
  1. Dejar que su médico valore la técnica que mejor se adecue a la intervención.
  1. Las molestias tras la operación pueden ser fácilmente controladas mediante analgésicos habituales y el postoperatorio incluye un taponamiento de las fosas nasales durante una media de 2-3 días, la utilización de una férula nasal durante una media de 7-10 días y, en caso de haberse empleado una técnica abierta, unos puntos en la columela que se quitan en un plazo medio de una semana.
  1. La rinoplastia tiene la entidad quirúrgica suficiente para su realización en solitario. Puede ser desaconsejable practicarla simultáneamente a otras intervenciones de cirugía facial.
  1. No existe la “nariz perfecta”, ya que las modas y los cánones de belleza cambian con el tiempo. Deben priorizarse los resultados naturales, proporcionados con el resto de la estructura anatómica facial de cada paciente

Fuente: Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética 

Compártelo.

Acerca del Autor

La web MasBellezaySalud.com está enfocada en brindar información de calidad sobre temas de salud, belleza, estética (cosmiatría, tratamientos, maquillaje, etc), psicología, ciencia, cuidado del ambiente, el bienestar integral y la vida en calidad.

Dejar una respuesta