publicidad-top

FPS Factor de Protección Solar: siglas distintivas de los productos contra la acción de los rayos solares que indica el tiempo que un individuo puede permanecer expuesto a estos sin quemarse. Por otra parte, el FP (Factor de protección): Es el grado de protección con el que una piel puede exponerse al sol sin quemarse.

El factor de protección solar o índice de protección solar indica cuánto tiempo más un protector solar aumenta la capacidad de defensa natural de la piel antes de llegar a quemarse una persona, usando un producto de protección frente a un eritema o enrojecimiento de la piel previo a la quemadura. Por ejemplo, una persona de piel clara que normalmente empieza a quemarse después de diez minutos al sol, tardaría 15 veces ese tiempo con un FPS 15 (150 minutos o 2,5 horas).

FPS

Otro ejemplo para explicar mejor como trabaja el Factor de Protección Solar (FPS), es entender que el de acuerdo al número del FPS es que podemos calcular el tiempo de protección de la piel al sol sin quemarse, es decir, si en condiciones normales nos quemamos en 10 minutos, con un factor de protección 20 tardaríamos 200 minutos en quemarnos, con uno de 30 lograríamos 300 minutos y así sucesivamente. Sin embargo, en la práctica este tiempo de protección no es tan textual, porque la eficacia del protector solar va estar determinada por factores como el sudor, si nos mojamos en el mar o en una piscina. En conclusión, este cálculo matemático se cumple cabalmente si la persona no está haciendo algún tipo de deporte al aire libre que le haga sudar o no está nadando en la playa, lago o en una piscina, porque este tipo de actividades disminuyen el tiempo de protección del FPS de los bloqueadores solar. En conclusión, como norma básica lo ideal si se está expuesto al agua o se suda, lo mejor es colocarse protector solar cada 30 minutos y en condiciones normales se puede hacer cada hora y media.

Índice

Escala de los factores de protección solar

Los productos con filtros solares contienen ingredientes que absorben, bloquean y/o dispersan los rayos ultravioleta del sol (UV). Estos productos han sido formulados para proporcionar diferentes grados de protección contra los rayos UVA, UVB e infrarrojos (IR).

El sistema numérico para medir el factor de protección solar fue establecido por la FDA (Food and Drug Administration – Administración de Alimentos y Medicamentos  de los Estados Unidos), para medir, principalmente, la cantidad de protección que el producto ofrece contra las quemaduras solares causadas por los rayos UVB. Todavía no se ha establecido un sistema para medir la protección contra los rayos UVA.

La fotoprotección solar es fundamental para evitar lesiones cutáneas como quemaduras y con el paso del tiempo cáncer. El sol es causante en más del 75 por ciento del envejecimiento de la piel —arrugas, manchas, flacidez—. Por ello debemos estar siempre muy bien protegidos.

Tan woman applying sun protection lotion

Tan woman applying sun protection lotion

Los rayos ultravioletas

Existen tres diferentes tipos de rayos ultravioletas, los cuales llegan a la tierra y afectan a los seres vivos dado su índice de radiación: UVA, UVB y UVC. Sólo los UVA y los UVB penetran la capa de ozono: los rayos UVA penetran la dermis e hipodermis, capas media y profunda de la piel. Los rayos UVB sólo penetran la epidermis, capa superficial de la piel, pero sus efectos son acumulativos a través de los años y está demostrado que causan el 90% de los melanomas y otros tipos de cáncer de piel. Los rayos UVA causan quemaduras, los rayos UVB causan bronceados.

La presencia e intensidad de los rayos UV varía durante el día. Entre las 10:00 am y 3:00 pm están presentes ambos, en mayor intensidad.

Los rayos UV traspasan ropa, vidrio; por lo cual en habitaciones muy iluminadas es necesaria la protección solar. También atraviesan nubes y son reflejados por la arena y algunas superficies. Es por esto que en días nublados y en ocasiones bajo sombra podemos broncearnos si no nos aplicamos un protector solar.

Capital solar

El capital solar es el número de horas que un individuo puede exponer su piel al sol durante toda su vida. Una vez consumido comienzan los problemas cutáneos. El capital solar de cada persona está predeterminado genéticamente.

Factor adecuado

El FPIP y SPF son el índice o factor de protección cuyo número indica el tiempo que puede exponerse la piel protegida sin quemarse frente a la radiación ultravioleta.

En la práctica, la protección de un protector solar en particular depende de factores tales como:

  • Tipos de bloqueador solar
  • El tipo de piel de la persona
  • La cantidad aplicada de protector solar y la frecuencia de aplicación.
  • Actividades realizadas durante la exposición al sol (por ejemplo, nadar lleva a la pérdida del protector solar de la piel en menor tiempo).
  • Cantidad de protector solar que la piel ha absorbido

Las pieles claras son mucho más sensibles al sol que las oscuras. Se definen principalmente estos dos fototipos piel:

  • Piel clara: piel levemente pigmentada, que se quema algunas veces y se broncea ligeramente.
  • Piel oscura: piel que no suele quemarse y que siempre se broncea.

Recomendaciones orientativas del Departamento de Sanidad y Seguridad Social según el UVI (Nivel de Radiación).

Fototipo

La elección de un protector solar pasa por conocer el fototipo, que es la capacidad de la piel para hacer frente a las radiaciones del sol. En líneas generales existen seis fototipos, que dependen del color de la piel, del pelo y de la capacidad para broncearse. (Ver información sobre los fototipos de piel)

Estos dos tipos de rayos que inciden de forma diferente en la piel. Los UVB son los responsables del bronceado inmediato, las quemaduras, el daño de la epidermis (cáncer, manchas o lentigos y fotoenvejecimiento) y la alteración del ADN. Los UVA también penetran en la dermis y provocan lesiones.

Un fotoprotector completo debe llevar los dos índices de protección, que normalmente no coinciden. De esta manera, el FPS o IP se clasifica en 2 (protección débil), 8 (media), 15 (fuerte), 30 (muy fuerte) y +50.

Utilizados correctamente, los protectores solares reducen la probabilidad y la intensidad de las quemaduras al bloquear los rayos ultravioleta (UV). Pero no todas las cremas de protección están formuladas de igual modo, por lo que sus efectos también varían según su composición y el tipo de piel al que están destinados. Por otra parte es falso el mito que dice: usar un índice alto no se broncea la piel. La piel se va a broncear igual, la diferencia es que el proceso será más lento.

fototipos-y-escala-de-fitzpatrick-15-638

Con información de Wikipedia

Compártelo.

Acerca del Autor

Periodista egresada de la Universidad Católica Cecilio Acosta, UNICA y Técnico Superior en Mercadeo, egresada del Colegio Universitario de Administración y Mercadeo, CUAM; Diploma en Gerencia de Redes Sociales del Instituto de Internet y la Universidad Central de Venezuela (UCV), año 2015. Make-up artist y Cosmiatra-Esteticista egresada del Centro Médico Estético Integral L´Marie. Es la editora en jefe de este portal web. Como escritora es autora de libros en el área de la estética, life coach y narrativa de ficción. Su lema entre otros es: "La belleza es tener un encuentro personal con Dios (Jesús) y dejar que su amor nutra nuestras vidas, luego es cuestión de piel” Alejandrina Uribe-Betancourt

Dejar una respuesta