publicidad-top

Cirugía vaginal cada día se hace más común y su elección puede ser no sólo por tema de moda o estética, es incluso la solución a ciertos problemas de salud. A continuación compartimos diversos datos que así lo indican.

La vaginoplastia o la labioplastia son algunas de las intervenciones quirúrgicas que buscan mejorar el aspecto físico de la zona íntima femenina, pero también solucionar problemas como la incontinencia urinaria, el vaginismo u otras molestias que pueden afectar a las relaciones sexuales

En tal sentido, la reducción de los labios menores o del abultamiento del pubis; la corrección de una cicatriz de episiotomía; o la reconstrucción del himen; así como el aumento de los labios mayores o un rejuvenecimiento vaginal tras los partos, son algunas de las muchas opciones que ofrece la cirugía íntima femenina y las causas que motivan la intervención quirúrgica.

“El perfil mayoritario de la mujer que demanda este tipo de intervenciones por edad oscila entre 20 y 40 años, normalmente solteras”, señaló el Dr. Joaquín García Aparicio, presidente de la Sociedad Española de Cirugía Estética (SECE).

Por su parte, el doctor Miguel Barroeta Gil, ginecólogo y especialista en cirugía estética vaginal, indica que  la paciente busca en estas operaciones normalidad. “Son intervenciones que la gente pide porque tienen complejos o porque les provocan molestias de diferentes índoles”.

“Habitualmente son razones estéticas más que de salud las que motivan a la mujer a someterse a una cirugía vaginal, pero a veces también existen molestias o problemas en las relaciones sexuales”, añade Barroeta.

 CIRUGIA-VAGINAL

De acuerdo al ginecólogo, las féminas no buscan una mejora de su apariencia genital en la cirugía vaginal, si no recuperar una apariencia normal, reconstruir esa zona de su cuerpo que es anómala o le produce un complejo.

El doctor Serres, advierte que son intervenciones seguras aunque puede producirse alguna infección si la paciente no sigue las instrucciones y los cuidados después de la intervención.

Por su parte, Barroeta advierte de que aunque se usa anestesia local y la recuperación es rápida, lo que podría hacer pensar en una operación sencilla, no es así puesto que se emplean suturas muy finas. “Si el cirujano tiene experiencia y la técnica es buena, el riesgo es mínimo”, apunta.

Tratamientos posibles:

Lipoescultura del pubis. El doctor Serres explica que a medida que las pacientes crecen, se produce una redistribución de la grasa corporal en diferentes zonas como la púbica. “Mediante lipoescultura láser, se consigue el remodelado de la zona, buscando la armonía y el ideal estético del área”, aclara.

Himenoplastia. Esta técnica consiste en la reconstrucción del himen, que según el doctor Barroeta es una intervención reclamada en la mayoría de los casos por causas culturales o religiosas.

Clitoriplastia. Consiste en una reducción del clítoris. El cirujano Serres apunta que el excesivo desarrollo de esta parte puede deberse a trastornos endocrinos o al consumo de esteroides.

Labioplastia. El crecimiento exagerado de los labios menores, además de provocar un aspecto antiestético, según Barroeta también puede dificultar las relaciones sexuales o una micción correcta que puede solucionarse con una operación reductora.

Aumento del volumen de los labios mayores. Con el paso del tiempo, el volumen de los labios mayores puede disminuir debido a la atrofia de la grasa de la que están compuestos. “Para aumentarlos de volumen se realiza una inyección de grasa obtenida de otra zona de la misma paciente mediante una técnica conocida como Lipofilling”, señala Serres.

Reconstrucción perineal. Como consecuencia de partos difíciles o traumatismos de otro tipo, la zona perineal (situada entre el ano y el inicio de la vulva) puede haber quedado agrandada o al contrario. Cuando la cicatrización de la herida de la episiotomía no ha sido correcta, algunas mujeres sufren molestias que pueden durar toda una vida y que tienen solución con diferentes técnicas: quirúrgica o con láser de CO2.

Implante del vello púbico. Según Serres, con la edad, esta zona pierde densidad por lo que a través de implantes de bulbos pilosos de la propia persona se puede rejuvenecer la zona.

Vaginoplastia más corrección de la incontinencia urinaria. El doctor Miguel Barroeta ha combinado la solución quirúrgica para el estrechamiento o alargamiento de la vagina con técnicas novedosas para tratar este tipo de problema urinario, como la colocación de una malla anti-incontinencia.

Toxina botulínica en el tratamiento del vaginismo. El vaginismo es la contractura anormal de los músculos perivaginales durante la penetración vaginal, haciéndola dolorosa y a veces imposible. Según el doctor Serres, la toxina botulínica, aplicada en dichos músculos, actúa como un relajante muscular.

Eliminación de verrugas. Infecciones tales como el HPV u otro tipo de trastornos, pueden causar verrugas o lesiones en el área genital. El experto Serres explica que mediante el uso del láser, es posible la vaporización de las lesiones, sin cicatrices visibles.

Fuente: 20minutos.es

Forma parte de nuestras comunidades en Twitter en nuestra cuenta @MBSalud y en Facebook/Más Belleza y Salud

ATENCIÓN AMIGOS LECTORES:

El contenido en este sitio es revisado periódicamente y es actualizado cuando nuevas evidencias son publicadas y éstas resultan relevantes. Esta información no pretende, ni será nunca el sustituto del consejo emitido por un profesional de la salud (médico, científico, etc.).Por ello, le recomendamos a usted que siempre busque el consejo de un doctor antes de iniciar cualquier nuevo tratamiento, o si tiene dudas respecto a una condición médica. Le invitamos siempre a leer nuestra Alerta Médica

 

Compártelo.

Acerca del Autor

La web MasBellezaySalud.com está enfocada en brindar información de calidad sobre temas de salud, belleza, estética (cosmiatría, tratamientos, maquillaje, etc), psicología, ciencia, cuidado del ambiente, el bienestar integral y la vida en calidad.

Dejar una respuesta